BESUQUEANDO a la NOSTALGIA

21 mayo, 2017

 

IMG_6179Actos de amor sin reconocimiento alguno, pretensiones que se satisfacen de cualquier modo, fragilidad que se muestra torpe cuando argumenta sobre las heridas de guerra, miedos que desaparecen al olvidarme de mí cuando entrego  una risa que se pierde y bucea por dentro; capacidades innatas de las que nunca desconfío, sueños perdidos, noches de imaginaria y tardes que se hacen eternas navegando entre el desasosiego y la incertidumbre que provoca su lejanía.

Volví al sitio, el mismo café, el velador de siempre, lo de siempre, un cortado con la leche muy caliente, y alrededor del ruido truncado las manos que esperan ansiosas entrelazarse, un tiempo que no es de olvido y sí de añoranza, la convalecencia del beso ahogado tantas veces me desespera y otras me recrea entre el sopor y el recuerdo mientras cada mañana me regala un traidor golpe de vista para no perder el punto de referencia que tanto incomoda.

Nadar a contracorriente para morir en la orilla no tiene sentido; valentía, fuerza que se desgasta, no es el mejor momento para la poesía,   añoro sus brazos y las noches que, inmóviles, sucumbían al deseo mientras las emociones necesitaban tiempo y un lugar preciso para recuperarse. Espacios para descansar, lienzos manchados que recobran sentido con apenas un brochazo y un suspiro, prudencia para no distraer al absurdo dogmatismo de un consuelo resignado, fe que reconforta, castidad malentendida y claroscuros, demasiados claroscuros en espacios donde sólo se respira nostalgia.

                                                                     .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

                                                            “Dame un punto de apoyo y moveré el mundo”

                                                                                                                         Arquímedes.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: